Botta Bernaus destacó que “estas muertes son las más difíciles de asumir” y agregó que “siempre que muere un niño o un joven o un niño fracasamos todos. Fracasó la familia, la sociedad, el estado, los amigos. Seguimos creyendo que darle un vehículo a un menor es una picardía, pensando que en nuestro lugar no hay riesgos”.

Lucas Gorosito murió tras impactar frontalmente con su motocicleta 110 cc contra un vehículo en momentos en los que, según testigos, transitaba junto a otras dos motos sin las luces reglamentarias y sin casco. La motocicleta contaba con elementos que, generalmente, se usan para aumentar la potencia y velocidad del rodado aunque no se comprobó hasta el momento que el joven estuviera protagonizando picadas o una carrera en la ruta.

Botta Bernaus reafirmó la postura que desde siempre sostiene con respecto a la edad en la que estos jóvenes comienzan a conducir estos tipos de rodados. “La edad es un detalle importante que tiene que ver con la finalización de los ciclos de madurez, el nuevo esquema corporal, la madurez emocional y lo que significa la conciencia de riesgo. A veces somos los padres los que fomentamos que nuestros hijos empiecen a experimentar el manejo de estos vehículos en la vía pública. Nos estamos equivocando como sociedad; no somos mejores padres autorizando a nuestros hijos a transitar con vehículos en la vía pública”.

 

Esta muerte se suma a la ocurrida en el mes de noviembre cuando  otro joven, en este caso de 17 años, murió tras impactar en el lateral de un auto con su motocicleta. El vehículo también contaba con elementos propios para aumentar la performance mecánica del vehículo.

Entre otros conceptos el especialista de accidentología vial destacó: “El transito se lleva más de un millón trescientas mil vidas por año en el mundo, tres veces más de lo que mató el Coronavirus hasta el momento”


Más noticias
Videos Canal 50


© 2020 COOPTEL / CANAL 50. Todos los derechos reservados. / Desarrollado por Creartel Web & Mobile